La paciencia es tu mejor aliado en la fotografía.

Ser fotógrafo, o mejor dicho, ser un buen fotógrafo conlleva muchas cosas. Podríamos hablar de las horas de estudió que se requieren para poder conocer las técnicas, las incontables prácticas que debes realizar para saber qué haces bien y qué haces mal, muchas veces también consta de realizar trabajos que no nos agradan tanto (alguien debe pagar ese objetivo nuevo que quieres comprar), pasar horas editando fotos cuando preferirías estás fuera tomándolas o simplemente pasando el rato. Esas y muchas otras cosas podría mencionarte pero hay una que para mi es de las cosas más valiosas que puedes aprender como fotógrafo: La paciencia.

Las prisas en el trabajo nunca llevan a nada bueno, son muchas cosas las que tienes que configurar y recordar, créeme que te arrepintieras bastante de no haber sido paciente cuando llegues a casa y revises tus fotos y veas que la que creías era la mejor de todas tiene detalles que no viste en su momento porque no te tomaste el tiempo de observar y componer debidamente el cuadro y ahora esa foto es simplemente no lo que habías querido.

Se paciente, pero ser paciente no significa tomarte horas solo para presionar el disparador 1 vez, no, ser paciente significa tomarte el debido tiempo para cada proceso de la toma de fotografías. En la fotografía de retrato uno pensaría que no se toma demasiado tiempo, pero debes preparar al modelo (maquillaje, vestuario, etc), situarlo en la locación, debes iluminarlo correctamente, encontrar el ángulo, analizar el cuadro por cualquier detalle, tomar la foto y repetir hasta terminar. Hay veces que este proceso puede tomarte 30 min, otras hasta 2 horas dependiendo de las circunstancias. Pero en el artículo del día de hoy me quiero centrar en la fotografía de paisaje o ciudad, donde la paciencia es llevada al extremo.

En este tipo de fotografía puedes pasar literalmente todo el día en un solo lugar para al final conseguir 1 foto buena y no estoy exagerando. En el exterior no tienes control total sobre las fuentes de luz ya que son naturales. Piensa en cualquier exterior como un enorme estudio, donde existe una sola y enorme fuente de luz (el sol) y esta se mueve en una sola dirección, de un extremo de la habitación hasta el otro, pero le toma horas hacerlo, entonces para probar con diferentes ángulos de iluminación en tu modelo (el paisaje/ edificio) deberas esperar a que tu fuente de luz llegue a ese punto.

Seguramente pensarás, bueno pues si a las 18:30hrs el sol estará justo donde quieres, ¿no es mejor solo llegar a esa hora y tomar la foto y listo? No.

¿Por qué?

Los lugares tienen muchas esencias y puedes descubrirlas si eres lo suficientemente paciente, dependiendo de la hora del día, y de la estación del año en que te encuentres en es lugar será la foto que obtendrás.

Puente en los cubosPuente en los cubosPuente en los cubosPuente en los cubosPuente en los cubosPuente en los cubos

No voy a mentir, el amanecer y atardecer son los mejores momentos de la mayoría de los lugares, pero si sabes usar la luz a tu favor y gustas de caminar mucho, puedes lograr increíbles cosas en otras horas del día o de la noche.

Lago en la cima de una montaña
La paciencia te puede llevar a momentos únicos.

Como amante de la fotografía verás que al final estarás observando esa foto y la sensación que te provoca recordar todo lo que pasaste para poder obtenerla es simplemente maravillosa.

Se paciente y Haz la foto.

Escrito por: Jorge Flores


Fotógrafo de paisaje y retrato.
Gran pasión por la fotografía y gusto por conocer nuevas personas, lugares e historias.

Comentarios