Comprendiendo el Balance de Blancos

Balance de blancos

Seguramente alguna vez haz fotografiado algo blanco, ya sea una pared, una blusa o prenda de ropa, o cualquier otra cosa de color blanco y en la foto se ve un poco amarilla o verde o simplemente no es blanco. Esto es porque no hiciste un balance de blancos correcto.

El balance de blancos o WB, que es de la manera en que lo encontraremos en la cámara por sus siglas en inglés, es un ajuste de la cámara para crear blancos y negros puros, ósea sin contaminación de cualquier otro color en ellos.

Y ¿por qué es que los colores no se ven igual?

Gracias por preguntar.

Para un fotógrafo su materia prima es la luz y esta tiene diferentes temperaturas. De ahí la frase de usar tonos cálidos o tonos fríos en una foto. La escala de temperatura de las fotos se mide en grados kelvin y se simboliza con la letra “K”. La escala va desde los 1,000K hasta los 10,000K y (ojo para no confundirse) entre menos grados kelvin más cálida es una foto y entre más grados kelvin más fría es una foto y justo al centro a los 6,000K (apox) está la luz blanca. Sé que suena un poco ilógico pero así es como funciona.

Nuestros ojos son una maravilla y sin importar donde nos encontremos hacen su equivalente al WB de manera automática y a una velocidad impresionante, por lo que siempre veremos el blanco blanco y el negro negro. Hay veces en que nos quedamos viendo una luz intensa por cierto tiempo y al momento de volver la vista hacia alguna pared esta no se ve totalmente del color correcto por unos instantes. Eso es porque fue un cambio muy rápido y fuerte incluso para nuestros ojos. Obviamente no voy a recomendarles hacer este experimento porque es dañino para sus ojos, pero creo que todos hemos pasado por alguna experiencia similar.

Ahora, las cámaras no son tan eficientes y a pesar de que fueron construidas tomando como base los ojos aún no son tan efectivas como este órgano, así que debemos guiarlas.

Sí tu cámara tiene la función de elegir manualmente los grados kelvin, en el ajuste de WB, podrás experimentar la diferencia tomando la misma foto solamente subiendo y bajando los grados K. Si no es el caso toda cámara cuenta con ajustes prestablecidos de WB que normalmente incluyen las opciones de; sol, nublado, sombra, tungsteno, fluorescente y flash. En este caso simplemente tienes que elegir la situación en la que se encuentra eso que vas a fotografiar. Sí escoges una diferente a la situación real los colores saldrán alterados, por ejemplo: si está una persona en sombra pero elegimos un balance de blancos tungsteno la foto saldrá en extremo contaminada por el color azul.

Aquí una tabla que puede ayudarte a entender mejor.

Tabla

tabla de balance de blancos
Tabla donde se explica la reacción del color, la temperatura en grados Kelvin con su comparación en fuentes de luz natural y artificial y al ajuste de la cámara.

Esto no significa que una foto contaminada sea una mala foto, para nada. Puedes ponerte tan creativo como quieras con el balance de blancos, pero si quieres sacar una foto con colores reales debes de hacer un balance de blancos. Normalmente todas las cámaras tienen por defecto la función WB automático activada que funciona bien en situaciones muy simples donde solo se involucra una sola temperatura de de luz, cosa que no tiene nada de malo, pero si  estas bajo un foco fluorescente y hay una lámpara en la mesa con un foco de tungsteno y aparte sacas el flash de la cámara la función automática de WB va a quedar corta en este tipo de situaciones con diversas temperaturas de luz y créeme no son tan inusuales como puedes pensar.

Si quieres tener dominio de la luz y poder hacer la foto a tu gusto entonces ya es hora de desactivar esa función automática. Experimenta cambiando los ajustes de WB y pronto no habrá situación lumínica que no puedas balancear a tu gusto.

Escrito por: Jorge Flores


Fotógrafo de paisaje y retrato.
Gran pasión por la fotografía y gusto por conocer nuevas personas, lugares e historias.

Comentarios